De unos años a esta parte se ha puesto de moda entre grupos feministas y/o que defienden principios relacionados con ese movimiento, una celebrada frase que dice así: “Somos las nietas de las brujas que no pudisteis quemar”.

imagen-sin-titulo

La agresión a un ciudadano bilbaíno tomando un café en la Plaza Nueva de la capital vizcaína a manos de unos ultras béticos en la mañana de ayer, es la última (aunque no la primera) acción de este tipo que se repite cuando un equipo cuyos ultras defienden una ideología fascista arrivan al Botxo.

Austria de Viena, Anderlecht, Olympique de Marsella, Real Madrid… pueden dar fe de ello. Desgraciadamente, la cuestión va mucho más allá de simples simpatizantes ultras de un equipo de fútbol. Es más bien un muestreo empírico de la enfermedad social, de la mala educación de unos padres a sus hijos y de unos maestros a sus alumnos y, sobre todo, es la pervivencia de unas ideas que quien lo dejó todo atado y bien atado tras ser caudillo de España por la gloria de Dios se encargó bien de fomentar durante su largo mandato como cabecilla de un Estado denigrante.

1266656963_0.jpg

Si el guardián de Occidente fue nieto de los Reyes Católicos, estos simpáticos jóvenes con ganas de juerga por el Casco Viejo de Bilbao son los nietos de Franco que el actual sistema político español, tan deudor de su caudillo, no ha podido quemar. En Bilbao tenemos pasión por el fútbol y nos gustaría disfrutar en paz de ello. Creo que somos una afición ejemplar, que sabe reconocer al de fuera cuando viene. El mejor ejemplo para combatir lo de ayer, por ejemplo, fueron los aplausos de la Catedral a Joaquín.

7-640x640x80-10

Habrá que tomar medidas más serias a partir de ahora. Porque no podemos permitir que nos visiten intelectuales que se hacen selfies de sus enormes bíceps en consonancia con su pequeño cerebrito, que se masturban con las revistas de las Fuerzas Armadas y que se tunean sus cuerpos para parecer perros guardianes. Ya lo decían en el film de Alejandro Jodorowski La danza de la realidad: “No quiero vivir en un mundo en el que los perros van disfrazados”. En Bilbao, cuando juegue nuestro Athletic, queremos más humanos con sentimientos caninos y menos humanos con mentalidad de perros. Que se tomen las medidas adecuadas por parte de quien corresponde, que ese es su trabajo y para eso se gasta un dineral en las fuerzas del orden.

Lo que está claro es que Occidente se considera la vanguardia del mundo, y no es la vanguardia de nada más que de intolerancia, de xenofobia, de machismo y de fascismo.

Aupa Athletic!